Febrero 11, 2019 - 11:30am
- 11/02/2019 0 comentarios | | |

Los invitados se robaron la fiesta

Los Leñadores de Cuba decepcionaron, no hay otro calificativo. Al parecer no había árboles para cortar en Panamá, pues los bates casi nunca sonaron, solo lo hicieron a cuentagotas, o cuando lo blandía Alfredo Despigne. Al final terminaron con un anémico 195 de average.
Osniel Velasco Hernández osnielvelazco10@gmail.com

Panamá se aseguró su presencia en el máximo evento del béisbol caribeño, al ofrecerse como salvador y organizar el torneo. Cuba lleva seis certámenes como invitado a esta reunión anual, y ya bailó de lo lindo en la edición de 2015 en Puerto Rico.

Cuba y Panamá, los dos participantes en la Serie del Caribe que no son miembros plenos de la Confederación de Béisbol del Caribe, fueron los únicos que se quedaron hasta el final del brindis, los que disputaron el título.

De Cuba era esperado que llegara como mínimo a esa instancia por el fuerte equipo que armó para ir a buscar el título y fracasó en el intento. Pero los canaleros se labraron el camino a golpe de sorpresas y de mucha entrega.

Como Panamá armó la fiesta no podía dejar que otro le robara el show. Eliminó en su grupo a un elenco dominicano que sobre el papel lucía muy superior y luego en la final no le dio ni un chance a Cuba, desde el mismo primer capítulo le ganaron la pelea por el título.

Los Leñadores de Cuba decepcionaron, no hay otro calificativo. Al parecer no había árboles para cortar en Panamá, pues los bates casi nunca sonaron, solo lo hicieron a cuentagotas, o cuando lo blandía Alfredo Despigne. Al final terminaron con un anémico 195 de average.

De ese trabuco cubano –en el papel- solo se puede rescatar al pitcheo, con muy buen trabajo en todos los juegos, incluido el de la final, donde solo permitieron tres carreras. Los lanzadores hicieron su mayor esfuerzo, pero en rara ocasión fueron apoyados por los bateadores. Lanzaron para unas espectaculares 1,36 limpias cada nueve entradas.

También debemos mencionar al único representante de los Cazadores en esta aventura en el Caribe: Jorge Enrique Alomá comenzó muy bien con el bate, pero luego se contagió del mismo mal que el resto del equipo y se apagó por completo, terminó con un promedio de solo 143.

Por último una reflexión: ninguno de nuestros geniales entrenadores se ha dado cuenta de que desde que nuestros peloteros comenzaron a tirarle al primer lanzamiento en eventos internacionales los resultados ha sido pésimos. ¿Por qué insistir en una fórmula que ha fracasado una y otra vez? No soy un experto ene l tema, solo pongo en la palestra pública una opinión muy personal.

 

 Panamá fue un justo campeón del torneo. Foto: José M. Correa, enviado especial
Panamá fue un justo campeón del torneo. Foto: José M. Correa, enviado especial
Febrero 11, 2019 - 11:30am
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES