Febrero 8, 2019 - 9:00am
- 08/02/2019 22 comentarios | | |

No imagino mi vida sin trabajar

Alto, de sonrisa franca, poco hablar y palabra certera, pasos largos y torpes, mirada pura, achinado de los que no se le ven los ojos. Hombre de calma que desborda seguridad. Servicial, atento y muy correcto
Myrla Pizarro de la Uz myrla@artemisa.cip.cu

Hay seres humanos que, por su labor sacrificada y constante, figuran entre los imprescindibles, aunque a veces nos pasen por el lado y continuemos el rumbo sin percatarnos de su grandeza. Reconocerlos es el menor de los méritos que merecen. Rolando Rodríguez Santana constituye ejemplo vivo de hombre trabajador, de los abnegados, más cuando se trata de labrar la tierra.

Pese a ser el más pequeño de los varones entre sus nnueve hermanos, donde hubiese quehacer ahí estaba.

Cuenta que antes en Alquízar casi todo estaba sembrado de caña, que el pueblo estaba repleto.

“Mi papá cortaba caña, como casi todos los campesinos de la zona, y lo veíamos trabaja que trabaja. Era un hombre de sangre y de espíritu. Había que batallar y duro. Así crecimos todos.

“Donde está actualmente Acopio, había un chucho de caña, y la torre de Barbón fue en su momento un ingenio; papá se ganaba la vida allí. Iba delante cortando, con otros de mis hermanos, y yo iba detrás haciendo las pilas. Tenía 14 años, pero había que hacer algo”.

Solo ahora me percato: a Rolo siempre lo he visto en ropa de labor, más veces encima del tractor que en algún lugar sentado. Está en cualquier parte, resolviendo problemas, en su tractor. Lo miro y lo detallo: de verdad tiene que haber trabajado toda su vida.

Comenzó en el campo a los 16, con el Estado, en Maquinaria; allí pasó años, haciendo cuanto fuera preciso, entregado a su quehacer. Mirando, preguntando y dando trastazos, aprendió de la tierra, y dudo que un Hay seres humanos que, por su labor sacrificada y constante, figuran entre los imprescindibles, aunque a veces nos pasen por el lado y continuemos el rumbo sin percatarnos de su grandeza. Reconocerlos es el menor de los méritos que merecen. Rolando Rodríguez Santana constituye ejemplo vivo de hombre trabajador, de los abnegados, más cuando se trata de labrar la tierra.

Pese a ser el más pequeño de los varones entre sus nueve hermanos, donde hubiese quehacer ahí estaba. Cuenta que antes en Alquízar casi todo estaba sembrado de caña, que el pueblo estaba repleto.

“Mi papá cortaba caña, como casi todos los campesinos de la zona, y lo veíamos trabaja que trabaja. Era un hombre de sangre y de espíritu. Había que batallar y duro. Así crecimos todos.

“Donde está actualmente Acopio, había un chucho de caña, y la torre de Barbón fue en su momento un ingenio; papá se ganaba la vida allí. Iba delante cortando, con otros de mis hermanos, y yo iba detrás haciendo las pilas. Tenía 14 años, pero había que hacer algo”.

Solo ahora me percato: a Rolo siempre lo he visto en ropa de labor, más veces encima del tractor que en algún lugar sentado. Está en cualquier parte, resolviendo problemas, en su tractor. Lo miro y lo detallo: de verdad tiene que haber trabajado toda su vida.

Comenzó en el campo a los 16, con el Estado, en Maquinaria; allí pasó años, haciendo cuanto fuera preciso, entregado a su quehacer. Mirando, preguntando y dando trastazos, aprendió de la tierra, y dudo que un día se equivoque en algo, pues no solo los jóvenes acuden a pedirle consejos.

“La preparación de la tierra es igual de importante que la siembra o la recogida, y hasta un poco más.

Debes saber lo que estás haciendo: ni los suelos son iguales, en cuanto a su composición, humedad y otros factores, ni los cultivos se aran de la misma manera. Hay trucos que uno conoce por experiencia. A quien le gusta esto, de pararse frente al campo, todo le sale solo, como por instinto”.

También entregó muchos años a la Empresa de Cultivos Varios del municipio. “Lo más duro era la siembra de papa en la campaña de frío, que empieza por octubre y se recoge en marzo, una faena constante, pero uno de los cultivos que más ganancias aporta. Somos de los pocos que producimos papa, y abastecemos casi a Cuba entera; no se puede parar por nada”.

Hace unos meses labora para la UEB Agropecuaria, como asociado, en la Finca 151 llamada Las Uvas, a la salida del pueblo por la carretera de Guanímar.

“El contrato con la UEB nos ayuda a recibir materias primas, abono, veneno, fertilizantes, lo que necesita la tierra para rendir con calidad. En enero cumplo 64 años; estoy rozando la edad de retiro, pero no imagino mi vida sin trabajar”.

No siento justas estas escasas líneas para cuanto ha hecho. De cualquier modo, ¿cómo explico en palabras el sacrificio y sudor de años de dedicación de un hombre? Imposible.

Rolo es hermano de Pedro Rodríguez Santana, uno de nuestros mártires, y de Vicente, otro héroe. Él habla de sus vidas con suave tacto, historias que no quiero mejor contadas. Su familia continúa la tradición de labrar la tierra, con orgullo: dos de sus cinco hijos y el mayor de los nietos, mientras los más pequeños juegan ya con tractores de plástico. Aprendieron bien y de cerca.

Alto, de sonrisa franca, poco hablar y palabra certera, pasos largos y torpes, mirada pura, achinado de los que no se le ven los ojos. Hombre de calma que desborda seguridad. Servicial, atento y muy correcto.

Fácilmente sabes que estás delante de un ser humano de bien. Como sus hermanos, es un hombre grande, un guerrero incansable del día a día. Y yo soy afortunada porque lo conozco.

Febrero 8, 2019 - 9:00am
- 21/04/2014 22 comentarios | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Zenia
- 2019/02/11 - 10:51
1
Es muy emocionante escuchar historias de hombres así.
Zandi
- 2019/02/11 - 11:19
2
Oigan pues esos ejemplos son los que debemos tomar para rendir en tareas como la siembra, cosecha y molida de la caña de azucar
EleZa
- 2019/02/11 - 11:42
3
Es bueno contar la historia de hombre como Rolando Rodríguez Santana (Rolo) que constituye ejemplo vivo de hombre trabajador, de los abnegados, más cuando se trata de labrar la tierra.
Yize
- 2019/02/11 - 12:08
4
Es preciso felicitar a esa consagrada familia que después de tantos años continúa la tradición de labrar la tierra con orgullo ya que es una labor tan importante como cualquier otra.
ELZA
- 2019/02/11 - 13:01
5
La historia de este compañero es digna de admirar por que solo con trabajo y esfuerso se construye un futuro mejor ejemplo aseguir por las futuras generaciones
Raquez
- 2019/02/11 - 13:28
6
ejemplo vivo de hombre trabajador, abnegado ,sacrificado y constante ante su trabajo con trabajadores así la economía avanza.
Zhely
- 2019/02/11 - 14:02
7
Ejemplo de artemiseño a seguir
Franz
- 2019/02/11 - 14:30
8
Ejemplo vivo de hombre trabajador, abnegado, más cuando se trata de labrar la tierra. Historia como esta es digna de admirar.
azuvi
- 2019/02/11 - 15:30
9
Este gran hombre con su historia me ha recordado a mi padre que lamnetablemnte ya no está fisicamente, tal parece que lo estuviera escuchando contado sus grandes esfuerzos así desde muy joven para sacar adelante a la familia y a su patria.
Jorge Bec Alemán
- 2019/02/11 - 15:52
10
hombres como él son muy necesarios
Chocolate
- 2019/02/11 - 15:56
11
vivan los trabajadores,Somos Cuba
Zidy
- 2019/02/11 - 17:19
12
Una historia increíble! El sentido de pertenencia, el amor al trabajo y la consagración caracterizan a esta familia.
YaniZ
- 2019/02/12 - 07:52
13
Es bueno saber que hay hombres asi en nuestra Cuba Linda,muchos hombres deberían seguir su ejemplo.
zuh
- 2019/02/12 - 08:39
14
Considero poco los elogios para un hombre consagrado a la tierra, gracias por existir, ser cubano y por legar su abnegación a la nueva generación.
Zadia
- 2019/02/12 - 08:44
15
Ojala su legado se multiplique.
Nezza
- 2019/02/12 - 08:50
16
Trabajador ejemplar de nuestros sector azucarero eficiente, capaz y con gran sentido de pertenencia #SomosCuba #SomosContinuidad #SomosCuba
Yize
- 2019/02/12 - 10:51
17
Debemos mirarnos por dentro en cada centro de trabajo y reconocer de cierta forma a todos aquellos hombres que alguna vez fueron importantes en su desempeño laboral.
zfalcon
- 2019/02/12 - 14:36
18
El amor y la consagración al trabajo caracterizan a la familia. Digna de admirar.
zandra
- 2019/02/12 - 16:35
19
Esa es una hermosa labor sacrificada y de bien.
Z-Luna
- 2019/02/14 - 07:16
20
Me recuerda a mi abuelito bello que dedicó su vida al trabajo desde muy chiquito y llegó hasta administrador de UBPC, ahora a sus 75 años todo el mundo recuerda su trabajo y hasta copian su sistema de trabajo. Es bueno que se les rinda justo homenaje a estos hombres aunque en palabras no se exprese con justeza toda la grandeza que encierran.
Briceida ARCAZ
- 2019/02/15 - 08:47
21
Ejemplo de hombre y trabajador !!
Yfdez
- 2019/02/15 - 08:49
22
Muy buena experiencia con personas así se puede contar para obtener mejores resultados.

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES