Febrero 11, 2019 - 3:45pm
- 11/02/2019 3 comentarios | | |

Un rompecabezas llamado domingo (1)

¿Cómo se recrean los niños de Artemisa? ¿Facilitamos propuestas sanas y variadas en disímiles lugares? ¿Se fusionan voluntad, creatividad y recursos para concebir la recreación infantil? Solo algunas interrogantes de un tema que tiene tela por donde cortar.
Varios Autores digital@artemisa.cip.cu

Por YUDAISIS MORENO, ADIANEZ FERNÁNDEZ, YAILIN ALICIA CHACÓN Y ODALIS ACOSTA

Si pudiéramos armarles un domingo a los niños de Artemisa, lo inventaríamos con canciones, confituras y juegos, libros, acuarelas y papalotes, sin aburrimientos, mezcla de adivinanzas y vericuetos para hacerlos pensar.
¿Por qué armarles un domingo? Simple: aun cuando ese día está concebido para divertirse, reír, compartir, y volver a la escuela o al círculo infantil con anécdotas; hay aburrimiento y monotonía. Debemos entonces unir, como piezas de rompecabezas, voluntad, creatividad, y organización con tal de deleitar a los más chicos.
El domingo 3 de febrero fue un claro ejemplo de esta quietud en la mayoría de los sitios visitados.
Tranquilidad en el bulevar de los artemiseños pasadas las 10:00 a.m. La Chocolatera exhibe un pésimo cartel para los niños: “Cerrado”. La librería Víctor Jara sin opción alguna y el Parque de la AHS también en calma. En medio de este  paseo, y casi que interrumpiendo el andar, algunos equipos de Cimex, (de tres carritos uno, y de tres mesas de juegos dos), son lo único parecido a diversión.
Marcos Jesús Piedra, especialista Comercial de la gerencia provincial Cimex, aclara que asumen la recreación como un complemento de la gastronomía, no obstante al ubicar los equipos en el bulevar elevaron en un 168 por ciento los ingresos, aunque son víctimas de hechos censurables contra esos equipos.
En la Casa de la Música La Colmenita, de San Cristóbal, por segunda vez hace reír y pensar. Acá tienen cada domingo presentaciones infantiles, incluso, en las noches de los viernes para niños entre 10 y 17 años.
Allí, aunque intentan otras ofertas, carecen de caramelos, galleticas, pellis, chupa-chupas, bombones u otras confituras, afines con los gustos pequeñines. Cristóbal Peñalver, supervisor, explica que “no se las suministran porque la Casa no está prevista para estas actividades, aunque siempre las defenderán”.
Cabe entonces una pregunta simple: ¿No podrán apoyarlos quienes sí tienen estos recursos en la provincia, incluso, en moneda nacional? ¿Por qué no hay helados, dulces o galletas si hay fábricas cerca?
Por el parque Libertad —de manos de un trabajador por cuenta propia— rodaban dos carritos (a 10 pesos la vuelta), de los cinco parqueados. En la Sala de Cine, conocida como 3D, le daban mantenimiento a los equipos, por tanto, nada para niños. Y el Coppelia tenía muchos adeptos, pero solo vainilla como sabor.

Los Caballitos, ni muy muy ni tan tan
El parque Los Caballitos pudiera ser un divino sitio infantil, sin embargo, aún no florece cuánto debe, puede y tiene. Alegraban a los niños variadas opciones: carros locos —de cinco solo dos funcionan—, bicicletas recién donadas desde Noruega, carritos eléctricos (los últimos de cuentapropistas), sillas voladoras, un bote en la piscina, el payaso Chepín y algunas computadoras, aún sin usuarios. Los simuladores no prestaban servicios.


El contenedor recreativo permanecía cerrado

La cafetería bien pudiera confundirse con un parqueo

Helados y dulces, a precio asequible, eran compartidos por la familia, junto a una gastronomía atrayente.
Siete meses después de su reinauguración, hay mucho por hacer todavía. “A la estrella le faltan 96 tornillos de 14 cm de largo por 10 de grosor, los caballitos esperan por la red eléctrica, y el barco, precisa, entre otros detalles, del clima, explica Ricardo Mieres, el administrador.
“No podemos ampliar los servicios con solo un frízer para todos los alimentos y fogones caseros. Además, no tenemos  autorizo comercial, ni siquiera transitorio”.
Aunque son visibles los contrastes entre demanda—oferta, Mieres asegura la estabilidad en lo contratado con la fábrica de Helados Colorín y la Empresa Alimentaria con dulces y panes. Nunca han tenido helados a 0.65 centavos la bola y sí algodón de azúcar, mas adolecen de churros y granizados.

Los niños agradecerían al menos la puesta en funcionamiento de estos equipos de Cimex en Los Caballitos
Los directivos de Cimex aún tienen una mesa de juego en el lugar, y advierten que regresarían con otras opciones, si estabilizan los horarios y seguidores, pues allí no generan muchos ingresos, pero resulta un sitio insigne.
Mireya Herrera, técnica en recreación, explica “que los equipos de música son Teatros en Casa, con pocos decibeles y sin micrófonos. Muchos artistas no admiten trabajar así, no obstante, tratamos de tener opciones en el anfiteatro”.

Bien complicado divertirse en Alquízar y Caimito
De poco atractivos para los más pequeños, califican los fines de semana, en la sureña localidad de Alquízar, por la carencia de opciones para el disfrute.
Este domingo 3 resaltaba —prácticamente como única oferta— unos aparatos de cuentapropistas situados hacía algunos días en la Calle 88, entre 85 y 87. Celeste González y otros amigos aludieron a esta como la opción para pasar al menos un rato, pues tampoco la economía de los padres permite dar varias vueltas en los aparatos.
A eso sumamos que este sería el último día de permanencia de los aparatos en Alquízar y que tampoco, a juicio nuestro, la música convidaba al sano esparcimiento, pues sin demeritar el género (reggaetón, por supuesto), las letras no eran nada apropiadas para niños.
La Biblioteca, con horario de apertura solo hasta los sábados, permanecía —por supuesto— cerrada; el Joven Club de Computación solo labora los domingos hasta el mediodía y tampoco otra institución ofertaba propuestas oportunas en una localidad donde el Parque de las 400, cubierto de hierba y con muy pocos aparatos, resulta la única alternativa para los más pequeños.
La triste historia del domingo 3 se repitió en Caimito, con muchos planes, pero por cumplir. “La casa de Cultura Raquel Revuelta reorganiza las actividades, porque a falta de personal muchas no funcionaban de la manera debida. Solo se mantiene para los niños los talleres de danza”, expuso Elaine Roja, trabajadora de la institución.
Mientras, Dayamí Pérez, analista de programación de la dirección municipal de Cultura, refiere que “mejorarán las opciones. “Durante febrero iniciarán las peñas infantiles, el tercer domingo del mes. La primera tendrá como anfitriona a la Payasa Pamela y otros invitados”, explica.
“De igual forma regresarán las actividades en las noches de los miércoles en el cine-teatro municipal, en la primera se presentará el proyecto sociocultural AlmaDanza, concluye.  
Esperemos que las iniciativas caimitenses se vuelvan parte de la cotidianidad de los fines de semana. Ojalá y no falte la fantasía en nuestros parques, calles, centros culturales y plazas. Ideas y proyectos deben brotar para escuchar reír a los infantes.

Animar el parque Ariguanabo
El esfuerzo se hace notar pero no es suficiente. Aunque cada mañana de domingo los parques de San Antonio de los Baños se colman de múltiples actividades para público infantil, los sitios diseñados para la recreación de niños y niñas, permanecen a la espera de un programa que mueva el interés de ellos.  
Mientras, el talento de los pioneros aficionados al arte, se hace acompañar de juegos de participación, con el accionar directo de la dirección de Educación, Cultura y Deportes, lo cual bien pudiera amenizar el mejor espacio para ello: el Parque Ariguanabo.
La instalación, administrada por la Empresa Provincial de Alojamiento, al igual que Los Caballitos en Artemisa, cuenta con equipamiento técnico para distraer a los pequeños, sin embargo, ¿por qué la afluencia de público es mínima?

Mucho ha decaído el Parque del Ariguanabo
El domingo 3 de febrero, cerca de las 11 de la mañana, solo cuatro niños disfrutaban en él, aunque sus trabajadores aseguran que el grueso se concentra pasado esta hora, cuando concluye la fiesta de la alegría en el Parque del Humor.
No obstante, un tiempo después, seguí viendo las mismas caritas, por más que duró el diálogo con Yaima Rivera, administradora del parque, y Bernardo Rodríguez, jefe de mantenimiento y secretario del núcleo del Partido.
Hace unos meses no reciben confituras y aunque cuentan con un buen equipo para la atención a la gastronomía, las ofertas actuales no se ajustan al gusto de los pequeños, o al menos no a lo que se acostumbra a ver en la tablilla de un centro infantil, aseguran.
La instalación también está falta de pintura, aunque se crean las condiciones para mejorar, y como si fuera poco, un alumbrado público deficiente, dificulta actividades como la disco-fiñe, en las primeras horas de la noche, el jueves de cada semana entre 8:00 y 10:00 p.m.
En nuestras manos
Divertirse, jugar y de paso aprender deben ser parte indiscutible de la vida y crecimiento de un pequeño. Con ellos tenemos muchas, pero muchas deudas. No siempre son recursos materiales los que frenan su recreación sana, pues hay domingos muy bien balanceados, con planes en la calle, títeres y magos.  
La venta y presentaciones de libros infantiles, de títeres, los desfiles de modas, de disfraces, los paseos con las mascotas preferidas, un programa ¡A jugar!, los campos de tiro con perle, los proyectos comunitarios en nuestras casi minimizadas salas de videos pueden confabularse.
¿Cuánto más no pueden aportan los instructores de artes?, esos mismos que giran por las montañas de vez en vez, y en el llano los olvidamos, o, ¿qué potencial hay en los Joven Club, cuántas canchas de tenis, terrenos de pelotas pudieran animar más los domingos?
He aquí las muchas partes de un rompecabezas que al unirlas favorecería a los más chicos ¿dónde está el impedimento si Cultura, Deportes, Educación, Comercio, Lácteos, la Alimentaria… se juntan? Al final, para los niños trabajamos…

Infografía: Adianez Fernández Izquierdo

Febrero 11, 2019 - 3:45pm
- 21/04/2014 3 comentarios | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

GLW
- 2019/02/12 - 19:36
1
Nada que inauguramos, bombos y platillos y después nadie mantiene chequea y exige. Así es con todo. Pan para hoy, hambre pa mañana, decía mi abuela. Y si se habla de recreación en Artemisa,? Dónde queda Mariel y sus cinco Consejos Populares?. Nada que no solo basta este artículo, hay que hacer más y decir y aplaudir menos. Gracias.
- 2019/02/13 - 09:54
2
Hola GLW, gracias por el comentario, realmente es muy triste que pasen cosas como estas cuando se trata de mantenerles opciones sanas a nuestros niños. Esta fue solo una mirada a algunos municipios, pero sabemos qie la historia se repite en casi todos los muncipios. Nuestro llamado es a aprovechar lo que hay, y buscar iniciativas, porque en cada barrio es mucho lo que se puede hacer para dar a los niños sanas propuestas. Esta no se puede ver solo como una responsabilidad del gobierno... la tarea es de todos. Saludos y gracias por comentar
Marysleydis
- 2019/02/15 - 14:31
3
Que decir....pues la etapa de la infancia es la zapata de la vida , cuando esta se comienza como debe ser todo es mas facil despues , pues la niñez es el comienzo de una larga etapa llena de responsabilidades y tareas por hacer.

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES